Monday, November 09, 2009

Venezuela, un Pais de cobardes

El pueblo Venezolano me causa asco y repulsion.

Al grito de "vale" "chamo" "pava" "tengo fantasias sexuales con bolivar" ese pais es el cancer mas podrido de Sudamerica.

Gente realmente cobarde, que en un principio voto por esa escoria chavez, ya que son unos pobres hijos de perra que quieren un gobierno comunista que les de todo, y ellos solo acostarse en media calle a sobarse las bolas con ambas manos.

Fueron los precursores de esa mierda de socialismo en Amèrica. Muchos enmierdados del culo como Bolivia, Honduras y ahora Ecuador, hemos seguido su sendero de destruccion. Estamos condenados a un viaje sin retorno como un mojon en una taza de servicio higienico, jalando la valvula nosotros mismos.

Y lo peor es que esas escorias inmundas, siguen votando por este cojudo chavez, no se han retractado de una decada de comunismo, de autoritarismo, de un cerdo mulato chino que cree que su petroleo le va a durar toda la vida, que el puede solito contra un pais que de buena manera lo habia estado apoyando.

Si eres venezolano, y por desgracia caiste en este blog, dejame decirte que me das asco, maldito hijueputa, y que tu cochina bandera me sirve de toalla sanitaria todos los meses malditos hijos de perra, su raza esta maldita y que por mi pueden irse todos a la casa del querido palo mas alto del barco de correa.

http://4.bp.blogspot.com/_RFTUGCZI_Fs/R2ALSrWjLlI/AAAAAAAAAAU/Vah0UdLzZXE/s200/BanderaVenezuela.jpg

El dinero no trae la felicidad

Quiero empezar diciendo que yo si estoy de acuerdo con eso de que “El dinero no trae la felicidad” es una frase bien pendeja. Sí, el dinero no trae la felicidad. ¿Sabes que tampoco trae la felicidad? Saber Matemáticas. Pero ningún cojudo anda por ahí diciendo que no vayas a la escuela por eso.

Pero hay una gran diferencia entre que la gente repita una frase pendeja porque no se han puesto a pensarla bien, y decir que esa forma de pensar es la causante de la pobreza en muchos lugares del mundo. Eso de ahí no me convence.

Hay bastantes otros países católicos, y por lo tanto, con la misma enseñanza que los de America Latina, que no son pobres. España, Italia y Francia están podridos en plata por ejemplo. No solo eso, sino que todos los países del mundo tienen una religión por algún lado. Y todas las religiones predican la misma cosa acerca de que malo que es el billete. Pero no todos los países son pobres. Esto me lleva a la siguiente conclusión: Esa huevada de “El dinero no trae la felicidad” es la clase de pendejadas que todo el mundo dice, pero que nadie cree ni sigue.

Todas las personas que andan por ahí diciendo esa payasada es porque tiene la suficiente cantidad de dinero para no preocuparse de tener dinero. Si ellos supieran lo que es la verdadera pobreza, no andarían hablando mierda. Yo no sé lo que es la verdadera pobreza tampoco, y por eso yo me callo el pico y no ando hablando pavadas. La única escena buena de la película El Aviador es uan en que DiCaprio/Hughes está almorzando en una casa de unos tipos requetepodridos en billete, y que se la pasaban diciendo que el dinero es malo y todas esas huevadas. Hughes les dice “¿Saben por qué a ustedes no les importa el dinero? Porque nacieron con plata y morirán con plata.” Claro... Hughes también es hijo de una familia rica, pero él no era un pendejo, y eso que estaba orate.

No es necesario ser millonario para andar diciendo esta tremenda estupidez de que el dinero es malo malo malo, pero la gran mayoría de las personas - si no son todas- que lo dicen, lo hacen porque tienen la cantidad de dinero necesaria para que ellos vivan cómodamente haciendo lo que les gusta. Por ejemplo los monjes Franciscanos tiene su voto de pobreza y les encanta predicar acerca de lo bonito que es ser pobre, pero ellos tienen un techo y tres comidas al día que es todo lo que necesitan para hacer lo que les gusta, que es rezar todo el día. Si algún día se quedan sin jama, van a ver que buscan trabajo y a la mierda la pobreza.

La gente que es pobre, pero pobre en serio no dice esas pendejadas. Y eso es porque nadie quiere ser un muerto de hambre. Todo el mundo quiere tener la suficiente cantidad de dinero para vivir cómodamente. Algunos necesitan mas porque solo les gusta comer caviar del culo de geishas importadas de Japón, mientras que otros se contentan comiendo un buen sanduche de chancho de la carreta de la esquina y se acabó. Nadie quiere ser pobre. Puede que no todos quieran ser millonarios, pero NADIE quiere ser pobre.

Entonces, ¿Por qué somos pobres?

Somos pobres porque estamos gobernados por una burocracia gigantesca y corrupta. Tan grande que no se la puede matar, porque cada daño que le hacemos se repara antes de que la podamos matar. Nuestro país está en manos de imbéciles, incapaces, putas, ladrones, asesinos y otras vergas. ¿Cómo no vamos a ser pobres? ¿Y quién pone a esos pendejos ahí? El pueblo. Pero el pueblo no lo hace porque le gusta ser pobre; lo hace porque son ignorantes. Pero eso no se puede cambiar, porque al rato que intentas hacer un cambio para bien en la educación del país, tienes un paro de la UNE, al cual se le unen un cerro de sindicatos corruptos para evitar que se cambie cualquier cosa. A eso me refiero al decir que no se puede matar la burocracia en este país tan fácilmente. Lo que tenemos aquí es una Super-Corrupción auto mantenida, o también le podemos llamar Inercia Corruptiva. Elijan el termine que suene mas bonito y que me haga parecer mas inteligente por habérmelo inventado.

Y volviendo al tema principal. ¿Sabes por qué esa gente es corrupta? Porque no quieren ser pobres. Nadie quiere ser pobre. El problema es que hay unos mamavergas a los que no les importa hacer pobres a otros con tal de que ellos no lo sean.

La frase no debería ser “El dinero no trae la felicidad.” La frase debería ser “NO SEAS UN CODICIOSO HECHO VERGA, HIJO DE PUTA.”

El problema es que no suena tan bonito. La verdad práctica rara vez suena bonita.

Saturday, November 07, 2009

Carta abierta a la señorita Carlos Vera del programa Cerdo Intolerable.

.

Photobucket - Video and Image Hosting


Quisiera empezar esta carta diciéndole que su programa es... malo. La verdad es que ‘malo’ no es la palabra apropiada, porque no es malo de la misma manera que Mi Recinto es malo o que Haga Negocio Conmigo es malo. No importa que tan poco chistoso y para retrasados mentales sea Mi Recinto, o que cholas mas feas que el cuco Polo Baquerizo trate de hacer que se empeloten en su programa; porque no importa que barrabasada bestial se manden, igual no pueden lastimar al país de Manuelito directamente como lo hace tu programa. Por unos dos o tres segundos consideré la opción de burlarme de tu programa llamándolo Cero a la izquierda Tolerancia, pero eso no hubiera sido correcto ya que los ceros a la izquierda no afectan en nada, y tu programa huevón si nos caga a todos.

Es posible que te estés preguntando por qué razón yo odio tu programa tanto. Es posible que hasta te preguntes por qué pienso que es dañino, si tan solo es un programa de debate político. También es posible que en estos momentos te estés pegando un pajazo viendo fotos de perros muertos, y no leyendo mi carta. Si tu programa fuera lo que aparenta ser, es decir un programa donde los políticos puedan ir y exponer sus ideas, y que vayan otros políticos a debatirlas mientras tú sacas a la luz pruebas recogidas por tu super equipo ninja de investigación de que estos políticos están mintiendo o hablando por el orto, entonces sería chepísimo. Pero, en serio, ese no es tu programa. A los únicos que engañas son a los tipos demasiado cojudos para darse cuenta de lo que en verdad estás haciendo, al productor de Ecuavisa que pone tu huevada al aire, y a ti mismo.

Un programa de ese estilo debería buscar la verdad y ser imparcial, pero eso no es tu programa. Tu programa no busca la verdad, lo único que busca es hacerte quedar a ti como un chepo comparado con todos tus invitados, y ni siquiera eso haces bien porque fallas miserablemente mas veces de las que no.

En un programa de debate político, una de las cosas mas importantes debería ser el debate libre de ideas, pero esa huevada no existe en tu programa; porque en tu programa hay un pendejo maricón que no deja que nadie mas hable. ¿Quieres saber quien es?

Mira, aquí está su foto.
Photobucket - Video and Image Hosting


No sé si tú te viste una película llamada Austin Powers II, en la cual sale un man llamado Dr.Evil. Hay una escena donde el Dr.Evil y su hijo están discutiendo, y el hijo trata de convencerlo al Dr.Evil de que no haga una pendejada, pero cada vez que el hijo trata de hablar, el Dr.Evil lo interrumpía y lo callaba. Tu programa es como esa escena, solo que veinte veces mas larga, y a diferencia de Austin Powers II, es triste porque no es una puta comedia. No sé si te has dado cuenta, pero hacer esa huevada no te hace quedar como un chepo, si no, al igual que con el Dr.Evil, te hace quedar como un atorrante imbécil. Te vería menos pendejo si en vez de hacer eso solo te tapas las orejas y gritas “LA LA LA LA LA NO TE QUIERO ESCUCHAR LA LA LA LA.”

Hace unos meses vi Cero Tolerancia, porque uno de los invitados era un representante del movimiento Libertariano en Ecuador, y yo ni siquiera sabía que esa huevada existía. El programa seguía tu usual tanda de andar callando a los invitados y no dejarlos hablar, pero el momento cumbre fue la parte en que pusiste un video de la vez que el tuerto León Febres Cordero fue elegido presidente allá por 1984. Déjame preguntarte ¿para qué mierdas pusiste eso? ¿Qué carajos tenía que ver con lo que los entrevistados estaban hablando? Ninguno de los entrevistados era León “Pirata Morgan” Febres Cordero, o afiliado al PSC. Después de que pasó el video, todos los invitados se quedaron callados con cara de ‘¿qué mierda fue esa huevada?’ y no sabían que diablos tenían que hacer, si tenían que comentar sobre el video o algo. Tú, Carlos Vera, no volviste a mencionar el video por el resto del programa, y todo siguió como que no había pasado nada. Sencillamente fue el momento más bizarro de la televisión nacional.

Y lo peor de todo es cuando, en los momentos en que en vez de callar a la persona con la que estás hablando, tratas de debatir; porque ahí si la cagas completamente. Cuando el tipo libertariano dijo que el Ecuador necesita un modelo de gobierno libertariano, y tú saliste con una huevada horrible, que si mal no me acuerdo era “¿Y acaso eso no es lo que tenemos ahorita?”, ahí no sé que chucha tratabas de hacer. El pobre tipo te tuvo que explicar por qué estabas hablando por el orto. Eres tan cojudo que ni siquiera investigas los temas que vas a tratar, y luego todavía pretendes hacerte pasar por chepo.

Probablemente ya habrás acabado de masturbarte mirando el catálogo de calzoncillos de Megamaxi, y ahora te preguntarás como tu burla de programa nos caga a todos. Nos cagas a todos porque estás más ocupado en tu propia vanidad que en hacer tu trabajo. ¿Te acuerdas de esos días en que Lucio estaba de candidato a la presidencia, y era invitado para uno de tus programas? ¿Te acuerdas que Lucio llegó tarde al estudio? ¿Te acuerdas que, como eres un maldito sobador de verga, no lo dejaste pasar porque te había ofendido que el hijueputa ese haya llegado tarde? ¿Te acuerdas como te sodomizó un burro dos días mas tarde, aunque no tiene nada que ver con el tema? ¿Te acuerdas? ¿No te parece que hubiera sido más adulto y responsable de tu parte entrevistar a Lucio, para así sacar a la luz la verdad de que Lucio era un inepto de mierda? No te hecho la culpa de que Lucio haya sido elegido presidente, pero si es tu culpa no haber intentado evitar eso, porque simplemente te importó mas tu cochina vanidad que hacer tu trabajo.

El problema es que la gente cojuda cree que tu programa es un programa de periodismo serio, y tú deberías darles eso, pero no lo haces.

¿Podría ahora alguien decirme como carajos enviarle esta carta a Carlos Vera? Porque yo no tengo ni idea. Y si de paso ven que escribí alguna burrada ortográfica, avisen antes de que se la mande. O por si acaso tienen algo que añadir también, coméntenlo.

Photobucket - Video and Image Hosting
GORDO: Mientras tu revisas tu polla, yo me voy a comer todo el maní.